Inicio Actualidad Jazmín Chebar renueva sus icónicos locales

Jazmín Chebar renueva sus icónicos locales

130
0

Jazmín Chebar se caracteriza y diferencia por su diseño de autor. Originalidad, creatividad, color y humor, son los pilares sobre los cuales operan sus colecciones, pero también todo lo que nace desde la raíz de su marca.
Estos mismos valores son los que primaron a la hora de diseñar su tienda, explorando materiales, creando muebles originales y llevando estampas a nuevas texturas.

Como punto focal se elaboró una pieza escenográfica de cerezas, símbolo icónico de la marca. Los flagship store, ubicados en Alcorta y Unicenter Shopping, son los primeros de una
serie de remodelaciones con la nueva imagen que propone la firma.

En Jazmín el diferencial es siempre el diseño original: revestimientos, muebles, géneros, piezas únicas escenográficas, todas exploraciones propias de los equipos de trabajo de la marca.


Ese compromiso con la originalidad atraviesa cada proyecto, cada prenda y cada
local: respirar Jazmín en cada rincón.
El mobiliario mantiene su funcionalidad, pero incorpora nuevos usos y lecturas.
Combina recursos y lenguajes clásicos como la marquetería rompiendo lo antiguo con ilustraciones propias, o con materiales como el bronce, piezas artesanales pintadas a mano con acabados en resina.
Sillones diseñados con morfologías curvas, estampas intervenidas para darles un nuevo uso y significado.
Mesas de apoyo que combinan vitrina, rompiendo estructuras clásicas yuxtaponiendo formas contradictorias, fundiendo cuadrados con círculos.

Líneas rectas y verticales, combinan con las curvas en el cielo raso y en el piso generando un efecto de arte cinético. Acompaña al recorrido, dejando espacios e instalaciones por descubrir.

En la iluminación se utilizó el mismo criterio como premisa, destacar cada pieza como obra de arte, cada prenda, accesorios y las instalaciones artísticas.
Colores ácidos y vivos que le dan a la tienda un carácter “edgy” (jugado) y moderno, pero sin perder la calidez.
Se trata de un estilo único que podría denominarse “pop zigzagueante”, que combina el movimiento de sus ángulos ondulantes y le da una visión dinámica, lúdica y colorida al
espacio.
El brillo del cromado, de los laqueados, de los espejos, de la resina y del bronce son importantes para darle luz a la tienda.
El ingreso del local está intervenido con lamas de un metálico color borravino que flanquean una instalación de dos cerezas
gigantes.
Destaca una pared dedicada a la familia de accesorios Lipstick, cartera icónica de Jazmín Chebar que lleva vigente varias
temporadas. La calidez se ve también en sus formas
orgánicas. La búsqueda de morfologías curvas para el mobiliario, combinado con formas geométricas más rígidas y
angulosas, le dan al espacio el carácter “Jazmineano”.
Cada detalle está construido y terminado de manera artesanal, dándole carácter y un valor agregado a cada uno de los detalles
de la tienda. La idea es invitar al cliente a vivir una experiencia lúdica y de fantasía.