Inicio Actualidad SLIM D’HERMÈS, el tiempo más chic

SLIM D’HERMÈS, el tiempo más chic

275
0

Hermès crea objetos. Las manos de los artesanos dan forma a esos objetos para que se conviertan en cómplices de quienes los usan. Prácticos y funcionales, son el resultado de un savoir-faire exigente y poseen la levedad de lo inesperado. Convierten lo cotidiano en un patio de recreo, y cada instante en un momento privilegiado. En Hermès, el tiempo también adquiere la cualidad de objeto. Hermès ha convertido la tensión que lo habita en una singularidad. Más que medir, secuenciar o controlar, la Maison busca otro tiempo: un tiempo destinado a despertar las emociones, a abrir paréntesis, a crear espacios de fantasía y esparcimiento.

Creado en 2015, este modelo se caracteriza por ir a lo esencial, con una sencillez hecha de rigor y equilibrio. Las líneas sobrias y singulares de su caja redonda con asas angulosas enmarcan una esfera que se presta a la transfiguración. El reloj Hermès Slim d’Hermès La Source de Pégase muestra un caballo alado de colores resplandecientes, surgido del virtuosismo de artesanos del esmalte y el grabado.

Este símbolo de inspiración mitológica, ahora reinterpretado con oficios artísticos, se ha extraído del pañuelo La Source de Pégase, diseñado por el artista francés Pierre Marie. La imagen plasma el momento en que Pegaso golpea con un casco el monte Helicón y hace brotar la fuente de Hipocrene. Este estilo narrativo y decorativo representa un Pegaso radiante en un universo alegre y fantástico.

La criatura fantástica, transpuesta a la fina esfera del reloj Slim d’Hermès, abre la vía a una nueva dimensión creativa. En la versión de color amarillo luminoso, enmarcada por 52 diamantes baguette, el esmalte se combina con la marquetería de paja. El fondo de la esfera de esmalte campeado contiene alveolos rellenos de polvos devidrio coloreado que se mezclan con aceites naturales y se hornean a más de 800 °C para fijar los colores.

Este Pegaso en relieve se compone de gran cantidad de capas de esmalte aplicadas y horneadas sucesivamente, que a continuación se han grabado a mano. Las alas abiertas se despliegan trabajadas en marquetería de paja. Es una tarea minuciosa en la que se emplea paja de centeno seco. Las hebras, previamente seleccionadas, se recortan de una en una, se tiñen y secan para formar el motivo sobre una placa de oro que finalmente se coloca sobre el esmalte.

El segundo modelo, igualmente resplandeciente en tonos celestes, representa a Pegaso con alas tejidas en oro sobre un fondo de nácar pintado. Los colores se aplican delicadamente a pincel sobre la esfera y se fijan al horno para recibir a continuación el perfil del caballo en oro, creado en relieve por el grabador con buril y cincelete. Luego se pinta a mano.

Estas dos esferas excepcionales se alojan en una caja redonda de oro blanco de 39,5 mm de diámetro que alberga el movimiento extraplano de manufactura Hermès H1950 de cuerda automática adornado con el motivo formado por la inicial H. La correa, confeccionada en el taller de Hermès Horloger, es de aligátor chantilly o azul Mikonos, a juego con el colorido de cada reloj. Ambos modelos se ofrecen en edición limitada de doce ejemplares.