Inicio Actualidad Entrevista a Sophie Lacombe, creadora de joyas únicas

Entrevista a Sophie Lacombe, creadora de joyas únicas

84
0

Irresistibles, bello, únicos. Seducidos por los diseños de joyas de la marca Aimée, Revista Lifestyle entrevistó a la alma mater  de la marca, Sophie Lacombe, una exquisita creadora que sabe captar el casual chic «à la française» en cada una de sus piezas, y lo combina con la justa dosis de hipermodernidad y minimalismo.

Pulsera Le Désir

¿Cómo nace ACMÉE? ¿Cuál es el significado de su nombre?

Desde que tengo uso de razón, me fascinan las joyas. Mi padre, un científico, solía traer joyas de sus viajes por el mundo, típicas de cada país que visitaba. Objetos llenos de historia y significado. De esta tradición nació mi pasión por los viajes y los objetos preciosos.

Cuando defendí mi tesis, mi tutor me preguntó en una entrevista dónde me veía dentro de 10 años. Tenía 24 años y empezaba a darme cuenta de que mi elección de carrera en el sector del lujo no correspondía con mi personalidad. Le contesté que siempre había soñado con lanzar mi propia marca de joyas y que, dentro de 10 años, podría tener suficiente experiencia para atreverme a lanzar mi empresa. Su respuesta fue muy franca: “si realmente querés tener tu propio negocio, es ahora o nunca porque no tenés nada que perder, ni hijos, ni crédito, ni trabajo”; fue una frase que ha quedado y que me ayudó a dar el paso en Buenos Aires, tres años después.

Cuando la marca nació en 2018, se llamó NUE, por la simplicidad de mis diseños y la sensualidad de la joya en la piel. Para el reciente lanzamiento en Francia, quería otro nombre que creara un revival y que fuera aún más lejos en su significado.

El Acmé en francés es una palabra poco conocida y utilizada, que designa la culminación tanto del dolor como del placer. Me gusta este doble sentido, que puede ser percibido por cada persona como mejor le parezca, según su experiencia. Culminación del hedonismo, cumbre de la voluptuosidad, ACMÉE es un homenaje a las mujeres libres y audaces que no se atreven a dejarse intimidar.

Sophie Lacombe, creadora de joyas únicas

El nombre y el logo representan el ADN de la marca. Instintiva y versátil, alternativamente la Eva del Jardín del Edén y la Lilith del mundo de los condenados, el universo de ACMÉE explora un mundo de placer y transgresión y permite la libre expresión de facetas de la feminidad que a menudo se descuidan.

El logotipo es una inmersión en el universo de la marca: cuatro letras A similares, pero singulares. Es una ilustración de nuestras múltiples caras. El universo ACMÉE es un equilibrio inteligente de una elegancia ligeramente educada para los que les gusta leer entre líneas.

¿Cuál es el proceso de elaboración de las piezas?

El proceso suele ser el siguiente: partiendo de una idea, hago un boceto con dimensiones y una «representación» a escala con Photoshop que envío a uno de mis dos joyeros. Trabajo con Ramiro, especializado en piezas de plata y con Fabián, experto en piezas de oro. A través del boceto, hablamos de las diferentes técnicas que podemos utilizar: 100% a mano, tallando la cera y luego utilizando la fundición a la cera perdida o utilizando la impresión en cera 3D y, finalmente, el corte por láser. Elegimos el proceso más adecuado y realizamos un primer prototipo. A veces es un éxito en el primer intento; otras, las dimensiones o la pieza final requieren ajustes estéticos o técnicos y puede llevar meses encontrar la manera de fabricar la pieza.

El proceso de diseño es bastante instintivo: creo piezas que quiero llevar todos los días. Mi principal inspiración es el cuerpo femenino y cómo sublimarlo. A través de una estética sencilla y unos diseños atrevidos que siguen las curvas y juegan con las proporciones, busco transcribir la esencia del cuerpo. La mayoría son minimalistas porque me gusta llevarlos acumulados y no quitármelos nunca, tienen que ser fáciles de llevar.

Diseñar, para mí, es un acto de equilibrio constante para capturar la esencia del casual chic «à la française», su delicadeza, su sofisticación. Inventar y elaborar piezas con una estética sencilla y a su vez atrevida e innovar con diseños minimalistas y formas singulares de llevar las joyas.

¿Hay algún eje que una el estilo de la mujer argentina con el de la francesa?

Cuando llegué a Argentina me dijeron que no me desorientaría por la cultura porque los franceses son los más orgullosos de Europa y los argentinos los más orgullosos de Sudamérica; humor aparte, creo que compartimos mucho de la cultura y una cierta fineza y “carácter” en el estilo.

¿Qué consejos das a la hora de elegir una joya y saber que la misma es de calidad?

Por mi parte, tengo en cuenta dos parámetros: el metal empleado y la legitimidad y buena reputación de la empresa. El metal que sea noble, como la plata, la plata enchapada de oro o el oro y el platino, según el presupuesto, son metales que tienen un valor intrínseco, que no se deterioran con el paso del tiempo y que incluso se pueden dejar en herencia. Para saber si es una pieza hecha con un metal de valor, es importante comprobar que la pieza este sellada con la calidad del metal (900/925/950 para la plata o 18kt/750 – 14kt/585 – 9kt/350 para el oro), ya que es la única garantía que existe.

Si el metal es reciclado como el nuestro es mejor: nuestras materias primas proceden de la refundición de piezas antiguas, joyas rotas y residuos de talleres. Al refundir y procesar el oro y la plata de infinitas maneras, optamos por reducir la minería, una industria altamente contaminante para limitar el agotamiento de los recursos de la Tierra. Lamentablemente, hoy en día no existe ninguna etiqueta o sello oficial que garantice el origen de los metales.

También es importante la reputación de la marca: el boca a boca, una página web en la que se describa bien la calidad de los metales utilizados, un certificado de autenticidad que comprometa a la marca y un buen servicio de atención al cliente que responda a todas las preguntas legítimas que uno pueda tener al comprar una pieza de valor.

¿Cuál es tu pieza preferida?

La pieza que más me representa es la pulsera «Le Désir». Representa las garras de un dragón, una alegoría del poder femenino; los que ocupan un lugar especial en mi corazón son los elefantes bebé y mamá que creé para mi propia madre. Tengo una fascinación por este animal que es mi fetiche, representa la fuerza tranquila y también es un amuleto de buena suerte.