Inicio Actualidad Roma fue una fiesta de la mano de Pierpaolo Piccioli para Valentino

Roma fue una fiesta de la mano de Pierpaolo Piccioli para Valentino

228
0

Volver a los orígenes para comenzar de nuevo. Es la idea que subyace tras la colección de Valentino Alta Costura de otoño-invierno 2022-23. Su director creativo, Pierpaolo Piccioli, la ha bautizado, de hecho, ‘The Beginning Collection’ y para presentarla ha ‘regresado’ a su ciudad natal, y a la de la emblemática casa de costura que tiene aún sus sede histórica allí: Roma.

Como ya hiciera el propio Valentino Garavani en 1995, Piccioli ha transformado la escalinata de la Piazza di Spagna romana en una pasarela gigante de más de 600 metros, cuyo recorrido comenzaba y terminaba en el Palazzo Miganelli, que desde el 1967 representa el corazón creativo y la sede italiana de la casa.

Todo un espectáculo donde la moda ha sido protagonista, muy a la manera de Piccioli; si en su desfile de prêt-à-porter del próximo invierno demostró que con un solo color se puede hacer todo (el rosa fue el elegido), hoy se quita las limitaciones y utiliza y combina, con maestría, todos los tonos posibles, declinados en más de 100 looks.

Prendas y complementos que beben de la tradición de costura de la casa Valentino, adaptándose al ojo contemporáneo sin límites del director creativo actual, que busca el glamour en la imperfección y fuera de los cánones.

Un día antes del ‘show’, Pierpaolo Piccioli declaraba al Corriere della Sera: «Nuestra visión de la belleza, del saber hacer y del ‘made in Italy’ es contemporánea.

A mi lado estarán las ‘personas’ de Valentino, las que trabajan y viven esta maravillosa ciudad llena de contrastes creativos». 

Por esta razón, el desfile se cerró con un Piccioli que bajó la escalinata de Trinitá dei Monti acompañado por los ‘batas blancas’ de la ‘maison’: juntos recorrieron la pasarela urbana hasta entrar de nuevo al Palazzo Mignalli.

Una marea blanca seguida de más de 100 modelos de coloridos, vaporosos y sutiles diseños. Esos raros momentos en que la moda se transforma en poesía, y la poesía, en moda. Sublime.

Entre los asistentes a este desfile de ensueño, brilló la actriz Anne Hathaway con un total look en fucsia, incluidad unos zapatos de plataformas altisimas, que dió la vuelta al planeta por las redes sociales y se convirtió en un manifesto de lo que vendrá: un gran deseo de felicidad y amor para el futuro del mundo.

Anne Hathaway asistió al desfile de Valentino en Roma.