Inicio Destacados Elora Hardy, el hada del bambú

Elora Hardy, el hada del bambú

136
0

Cuentan que cuando Elora Hardy crecía en Bali, Indonesia, su mamá le pidió que dibuje la casa de sus sueños. Elora hizo una casa de hongos de hadas. Su madre, en lugar de colocar el dibujo en la pared, construyó la vivienda. Y así comenzó la historia de una chica que luego vivió 14 años en New York, devino arquitecta, diseñadora de estampas de Donna Karan hasta abrazar el bambú, flexibilidad, de belleza deslumbrante para convertirlo en el material base para hacer, como hacían los antiguos y los residentes, construcciones extraordinarias en la isla que rompen con códigos de edificación convencionales. Son obras de arte. 

En equipo, con gente de la zona, artesanos a los que se sumaron arquitectos, diseñadores y personas de otras profesiones, comenzó a crear viviendas increíbles. Sus construcciones tienen curvas, circularidades, techos que se expanden en el aire como sobrevolando la foresta con sus formas triangulares que recuerdan el deseo de la unión del hombre con el universo ya que parece que apuntan a tocar el cielo. 

Desde el estudio IBUKU, con la destreza de quienes pueden ir moldeando figuras gracias a esa memoria que los habita por haber nacido entre los bambús como materia prima de la creación de los pueblos originarios, fueron dándole vida a diseños no comunes, magníficos e incomparables que Elora dibujaba y dibuja. 

Así, formaron una escuela, una villa verde, paraíso de viviendas hasta de varios pisos y usos, con galerías que se entrelazan con la vegetación y son acariciadas por el aire de ese lugar del mundo que perturba por tanta belleza.  

El grupo de Elora piensa “fuera de la caja”. Todos son atrevidos en la imaginación y emprenden formas soñadas como de libros de cuentos o de esos campos sutiles que dan vueltas por la mente o por la memoria en momentos de relajación o respiro. El bambú, llamado acero vegetal por su fortaleza, es cada vez más valorizado como material alternativo de bajo impacto ambiental y durabilidad. Se corta y crece, no precisa grandes elementos para generar estructuras firmes. El bambú puede cambiar la manera de construir en diversos hábitats, so solo en los trópicos. 

Los miembros del equipo actúan en forma colaborativa mientras generan esos techos que vistos desde la altura tienen formas de hojas y se vislumbra entre la luminosidad de los rayos del sol que se cuelan por las varas, interiores generosos en espacio que invitan al descanso y a fusionarse con las plantas. El estudio está en sintonía con el equipo Scott Godfredson, arquitecto de paisaje y fundador de Exos, consultora de diseño especializado en permacultura. A Elora la inspira el contexto, las costumbres balinesas, maestros en el arte del bambú, y la tarea que efectuó Linda Garland en la década del 80, quien también atrapó la atención de su padre John Hardy para transitar la senda del bambú como elemento madre.  

Al primer edificio que construyó John lo hizo con el arquitecto Cheong Yew Kuan en un campo de arroz lleno de altas banderas umbul-umbul. Por la curva del bambú unieron las puntas de los polos en un arco imponente que se transformó en Kapal Bambú, una sala de exposiciones en el complejo de Hardy, constructor de la Escuela Verde que tenía un puente que conectaba el campus del valle con el río.  

Elora Hardy, creativa superior, es menuda, alegre y está convencida de poder generar la revolución del bambú y aportar una gota de rocío en la sostenibilidad desde la sorpresa de la creación. 

Maria Teresa Morresi

SITIO: IBUKU: http://ibuku.com/

YOUTUBE TED Elora Hardy: https://www.ted.com/talks/elora_hardy_magical_houses_made_of_bamboo/transcript?language=es

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here