Inicio Actualidad Cultivar el optimismo , hoy más que nunca

Cultivar el optimismo , hoy más que nunca

76
0
Por Manuel Fernández
¿Cómo podemos mejorar nuestra vida y a la vez producir un efecto positivo en los demás? Lo que muchos ignoran es que al comienzo de cada día, así como bostezamos y estiramos nuestras extremidades, para acomodar el cuerpo a su actividad diaria, es también muy importante comenzar con una disciplina sencilla para ejercitar la mente hacia una mayor armonía con el medio donde desarrollamos nuestras actividades.
Muchas personas creen que es posible obtener un talismán que les ayude en la vida a conseguir una mejor calidad de vida o amor o fortuna o simplemente salud; sin embargo, el mayor talismán o ángel hacedor de milagro reside en el mismo ser humano. Y aunque parezca este comentario algo trillado, debo decir en favor de él que nunca es poco lo se diga y además cómo llevarlo a la práctica. En un mundo sobrepasado de violencias y tensiones psicológicas, de estrés, pánico y demás consecuencias cuyas raíces están en lo mal que vive el ser humano moderno.
¿Dónde comienza este proceso tan ingrato para la humanidad? Comienza en la disociación del ser humano con la Naturaleza, ¿Cuál es el camino para resolver este antiguo drama existencial? Es retornar a la Naturaleza, a sus leyes que nunca defraudan y son la misma Armonía Universal.
¿Cuál es el factor del cual hablamos más arriba y que parece ser un tema trillado? Es el cultivo del Optimismo, y digo cultivo porque es todo un proceso que lleva tiempo para experimentarlo y vivirlo haciéndolo extensivo a los demás.
En principio, debemos detenernos a pensar qué es el Optimismo para nosotros, de donde surge, cómo se cultiva y a la vez preguntarnos si somos optimistas o simplemente nos disfrazamos de él.
Para todo lo que tiene que ver con el retorno a la Naturaleza, es importante detenerse, y detenerse quiere decir, tomarse un tiempo para pensar en esto, quiero decir, que es de vital importancia el tener unos veinte minutos a media hora para este tipo de reflexión, todos los días.
El siguiente paso para llegar al Optimismo es sentarse cómodamente en silencio y soledad retrotrayéndose a momentos de la vida en que se ha tenido momentos agradables, y de allí, sentir un profundo agradecimiento por esos momentos y luego llevar al agradecimiento hacia todos los hechos de la vida, los buenos y no tan buenos.
Los buenos, nos hacen conocer sentimientos maravillosos y los no tan buenos no han sido malos, son los que nos han enseñado algo importante y son los que nos hacen fuertes para seguir por la senda de la vida más templados.
Esta práctica es la antesala para el cultivo del optimismo, y porque en realidad el sentirse agradecido es la primera hebra conductora hacia el corazón del Optimismo, que no es nada más ni nada menos que el mismo Agradecimiento. Esto pocos lo saben, no puede haber genuino Optimismo si no hay en su fuero interno Agradecimiento. El ser agradecido a ciertas cosas en la vida genera una energía determinada, pero de corta duración, pero si vivimos conociendo algo más profundamente cual es la raíz del Optimismo, les diré que es el Agradecimiento, ahora bien, para que esa energía del Optimismo sea permanente en el individuo debe sentir un Místico Agradecimiento y no permitirse ninguna duda que empañe ese Agradecimiento.
Cuando suelo sugerir que al levantarse cada mañana se repita por siete veces este Mantrams, «HOY, ES EL DÍA MÁS FELIZ DE MI VIDA» a cada repetición se le debe inyectar una fuerza  y una alegría interior que irá en aumento hasta la séptima repetición.
Y a lo largo del día, recordar por unos segundos ese momento en que se repetía este simple Mantrams con esa carga maravillosa de Agradecimiento, Optimismo y de Alegría. Siempre que se practique esta enseñanza, debe evitarse cualquier tipo de música, la mejor música para lograr efectos positivos es el Silencio y la Soledad. Lo mismo para la Meditación, cualquier tipo de música, sonidos, perfumes, inciensos, velas, son simplemente un estorbo para la Mente, nada debe distraer del propósito que se busca, si deseamos tener éxito, debemos evitar toda distracción, todo escenario que pretenda estimular la imaginación del individuo, desvirtuará el noble propósito.
Y finalmente agregaré lo siguiente: Todo esto es una tarea Mental, todo surge de la Mente y todo lo resuelve la Voluntad del individuo que desee ponerse en Armonía con la Naturaleza, y como todo proceso verdadero, demuestra su verdadero resultado primero en tres meses una parte y luego al año los cambios son notables. Comenzamos con el tema de la muerte, para poder introducirnos en el tema de la vida y como vivir en plena Armonía con el mundo que nos rodea y lo maravilloso de todo esto es que al vivir plenos en el Agradecimiento, el Optimismo y la Alegría Interior, se esfuma todo miedo o temor a la muerte y se comprende finalmente que la muerte no es más que vida en otra polaridad en nuestro insondable Universo.
«La cuna del Optimismo es el Agradecimiento» «Quien vive Agradecido, produce un intenso Optimismo que genera una constante Alegría de vivir»
«El Optimismo neutraliza toda energía discordante, negativa y por sobre todo dañina» «Si vives tu vida en permanente Optimismo, le robarás una sonrisa a la muerte «.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here